domingo, septiembre 11, 2011

Música y literatura en George Sand (Versión en castellano)



George Sand, escritora romántica francesa, expresó su deseo de libertad a través de la actividad artística. Además de su Invierno en Mallorca, escribió textos de ficción en los que habla de música. Así, Consuelo se plantea como una novela musical. Y lo logra ya que todos los personajes, reales o inventados, se encuentran en un ámbito en el que se reflexiona constantemente sobre el arte musical y sobre los artistas que lo practican. Se trata de una novela épica en la que la heroína, una gitana, se forma en el canto de las escuelas de música venecianas que tanto admirara Rousseau. A lo largo de las aventuras de este texto, se elogia la música, en particular la del siglo XVIII. En este tema, Sand se decanta abiertamente por las teorías prerrománticas de Rousseau acerca de la música como canto libre.
Pero, a diferencia de Rousseau, tan conservador en lo referente a los sexos, esta escritora quiere mostrar a la mujer libre que recorre toda Europa. A través de una profunda reflexión sobre la música como aliada de la libertad, sostiene que el arte musical puede expresar lo que la tiranía social obliga a callar.
Próxima a los utopistas, Sand se interroga sobre el papel de los artistas en la sociedad, duda sobre las fronteras entre la música sagrada y la profana, así como sobre la separación entre el arte culto y el popular. De esta manera, su idealismo político se conjuga con su idealismo estético. De acuerdo a la estética romántica, considera que la música tiene cualidades excepcionales porque es por excelencia el lenguaje de lo inexpresable.
El personaje de Consuelo nos presenta a una artista completa con una sensiblidad exquisita. Cuando escucha la voz de un instrumento es capaz de vivir la música en estado de trance. En el conocido pasaje del violín de Albert, personaje del artista de talento excepcional, la música conduce a la heroína a una ensoñación llena de espiritualidad. Los sonidos del violín desaparecen dejando lugar a percepciones que parecen venir de otro mundo : « Peu à peu Consuelo cessa d´écouter et même d´entendre le violon d´Albert. Toute son âme était attentive ; et ses sens, fermés aux perceptions directes, s´éveillaient dans un autre monde, pour guider son esprit à travers des espaces inconnus habités par des nouveaux êtres ». Más allá de las palabras, la música dice lo que el espíritu siente. Albert resume en unas breves palabras toda la teoría romántica elaborada por Sand: «Consuelo, tu connais le chemin de mon âme. Tu possèdes la puissance refusée au vulgaire, et tu la possèdes plus qu'aucun être vivant en ce monde. Tu parles le langage divin, tu sais exprimer les sentiments les plus sublimes, et communiquer les émotions puissantes de ton âme inspirée. Chante donc toujours quand tu me vois succomber. Les paroles que tu prononces dans tes chants ont peu de sens pour moi ; elles ne sont qu'un thème abrégé, une indication incomplète, sur lesquels la pensée musicale s'exerce et se développe. Je les écoute à peine ; ce que j'entends, ce qui pénètre au fond de mon coeur, c'est ta voix, c'est ton accent, c'est ton inspiration. La musique dit tout ce que l'âme rêve et pressent de plus mystérieux et de plus élevé. C'est la manifestation d'un ordre d'idées et de sentiments supérieurs à ce que la parole humaine pourrait exprimer. C'est la révélation de l'infini ; et, quand tu chantes, je n'appartiens plus à l'humanité que par ce que l'humanité a puisé de divin et d'éternel dans le sein du Créateur. Tout ce que ta bouche me refuse de consolation et d'encouragement dans le cours ordinaire de la vie, tout ce que la tyrannie sociale défend à ton coeur de me révéler, tes chants me le rendent au centuple. Tu me communiques alors tout ton être, et mon âme te possède dans la joie et dans la douleur, dans la foi et dans la crainte ; dans le transport de l'enthousiasme et dans les langueurs de la rêverie.».
En esta novela, Sand logra una amalgama entre la música refinada y la música popular que poseería una especie de pureza natural. A mi parecer, en este aspecto, Sand se adelanta a las teorías modernas sobre la canción popular en tanto espejo de una melodía primordial hecha de poesía y ensueño. Sería interesante estudiar esta novela de Sand, amiga íntima de grandes melodistas clásicos como Liszt y Chopin, a la luz del concepto de tonalidad melódica empleado por el teórico musical Réti. En la música popular, no nos encontramos con un modelo rítmico-armónico estricto como en el caso de la tonalidad armónica clásica. La música popular mantiene una nota predominante, lo que permite a los cantantes variar la melodía sin perder la noción de tonalidad melódica. Este tipo de tonalidad, más primitivo y, por consiguiente, más próximo de la naturaleza, desapareció cuando los modelos clásicos se impusieron en la música occidental.
Sea como fuere, lo que podemos afirmar es que, en George Sand, la música representa la cumbre del arte, tanto desde el punto de vista del utopismo social como del onirismo romántico

No hay comentarios: